BLEFAROPLASTIA

“La mirada es el espejo del alma”, Que gran verdad!!!

Cuando tenemos una mirada limpia, alegre, la imagen que proyectamos es muy positiva, en cambio, cuando tenemos los párpados caídos ó las bolsas abultadas, la sensación que podemos dar es de persona cansada, con sensación de sueño, incluso de persona enferma.

Poco nos paramos a pensar en esto, y la solución definitiva es algo tan sencillo!!

La cirugía de los ojos se denomina blefaroplastia.

Ante todo, debemos saber que tras realizar la cirugía, hemos de estar una semana “fuera de circulación” de la vida social, y cuando reaparezcamos parecerá que hayamos realizado una cura de salud, mostrando una mirada alegre y dando una imagen de buen aspecto! Esta cirugía se realiza bajo anestesia local con sedación que permite irse a casa con un apósito de hielo sobre los ojos que iremos alternando. A los 4 o 5 días se retiran los puntos, y a los seis día nos podemos maquillar de modo que disimulamos cualquier posible resto.

Con tan poco podemos quitar el exceso de piel en el párpado superior, las bolsas de grasa del párpado superior e inferior, corregir los canto, etc…

El gran truco para esta intervención es no querer forzar ni estirar por los ojos, solo es necesario “quitar” lo que sobra, sin más pretensiones.

Nadie podrá verlo puesto que las cicatrices son las únicas que desaparecen totalmente.

Es una cirugía definitiva: la extirpación de las bolsas de grasa son para toda la vida, no se regeneran.

En conclusión podemos decir que la blefaroplastia es una “pequeña” intervención que proporciona muchos resultados:

  • nos va a dar una nueva imagen
  • rejuvenecemos ya que en la mayoría de los casos parece que nos quiten 10 años
  • nos aumenta mucho la autoestima
Top